26 mayo, 2020

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis

AMLO defenderá militarización porque “es lo que necesita la Nación”

SEMAR

Diego Martínez Sánchez / @diegomtzsanchez

Ciudad de México.- Durante años, una de las principales criticas del ahora presidente, Andrés Manuel López Obrador, en contra del exmandatario Felipe Calderón Hinojosa, fue el haber declarado la guerra al narcotráfico y el sacar a los militares a las calles del país para enfrentar al crimen organizado.

Incluso en la campaña que lo llevó a la presidencia de México, regresar al ejército a los cuarteles era una de sus propuestas, la cual se suma a la lista de promesas incumplidas.

La razón puede ser evidente e incluso valida, dada la crisis de violencia e inseguridad que enfrenta el país, aunado al fracaso en la consolidación de la Guardia Nacional como el primer cuerpo de seguridad pública en el territorio nacional.

Desde hace seis meses, el Congreso de la Unión aprobó con el aval de la mayoría de los partidos políticos, la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad, sin embargo, el Decreto por el cual se oficializa dicho trámite se publicó hace unos días, reavivando el debate en medio de la pandemia por COVID-19 y una inevitable crisis económica.

Ante las criticas por esta medida, el presidente Andrés Manuel López Obrador respondió que “necesitamos de la disciplina, del profesionalismo, de la Marina y del Ejercito para enfrentar la inseguridad y la violencia”.

Añadió que afortunadamente la gente está “muy avispada, muy informada, muy consciente y ya no cree en todas esas lanzadas”, al referirse a la información que señala los riesgos de una nueva militarización del país. 

Indicó que México es de los países con menos analfabetismo político, lo cual es muy útil ya que estamos a punto de pasar una prueba muy difícil, refiriéndose a la pandemia del coronavirus. 

Al ser cuestionado sobre las medidas que se están tomando para evitar que los excesos y abusos cometidos en el pasado, por parte de las fuerzas castrenses, no se repitan, Obrador aseguró que las cosas ya “no son como antes”.

Recordó que México tiene un sistema presidencialista, eso quiere decir que él es el Comandante Supremo de las fuerzas armadas, por lo que “mucho depende de lo que haga el presidente” dijo al tiempo de rememorar la famosa frase “mátalos en caliente” de la época del porfiriato, o como lo sucedido en el 68 con Díaz Ordaz quien ordenó la matanza de Tlatelolco.

“Había una instrucción de arriba de aniquilar, por eso las masacres, pero esto es distinto, nosotros no vamos a dar la orden para que el ejercito o la marina reprima”, aseguró.

Dijo estar convencido que esta medida es necesaria y como “no tengo problema de conciencia, por eso puedo plantearlo. Porque todos los días estoy pendiente de que no haya abusos, tortura, masacre, violación a los Derechos Humanos”. 

Tengo elementos para sostener que en la Sedena y en la Marina hay una transformación hacía el respeto de los Derechos Humanos, se está trabajando mucho: AMLO

Contrario a comentarios hechos en el pasado sobre la labor del ejército y su participación en la seguridad civil, el titular del Ejecutivo reconoció el valor y la importancia de las fuerzas castrenses en la consolidación del Estado de Derecho, ante la difícil situación que atraviesa el país en materia de seguridad.

“Yo creo que tenemos la dicha (los mexicanos) de contar con dos instituciones como la Sedena y la Marina, que son dos pilares del Estado Mexicano, para la defensa de la soberanía y para la protección de los mexicanos. No solo para la seguridad del Estado, también para la seguridad pública”.

“Este no es un ejército como el de otros países, este es un ejército que surgió de un movimiento revolucionario, este ejército surgió para combatir un golpe de estado, para combatir a un usurpador, a Victoriano Huerta, después del asesinato cobarde de Madero, así surge este ejército y es un ejército formado por gente del pueblo”, añadió.

Ejercicios Multinacionales RIMPAC2018
SEMAR

También se dijo confiado “que vamos a conseguir la paz”, aunque ya no se atrevió a dar fechas ni estimaciones para alcanzar esta meta.

Sobre qué lo motivó a tomar esta decisión, explicó se estaba desaprovechando a estas instituciones para atender el principal problema que “heredamos”, el de la inseguridad y de la violencia. 

Consideró “incongruente” y “absurdo”, que la Sedena con 230 mil elementos y la Marina con 60 mil, no pudieran hacer labores de seguridad pública, por lo que envío la iniciativa para retirar los impedimentos.

“Por qué teniendo ahí al Ejército, a la Marina, no se utilizaba para darle protección al pueblo, que es lo más importante. Sí es muy importante la defensa de la soberanía nacional, pero nosotros somos un país de paz, no vamos a invadir a nadie. Y para defender la soberanía, iríamos todos”.

Refirió el fracasó de la Policía Federal, indicando que no se creó una institución para realmente defender a los mexicanos sino que fue una “corporación que se hizo sin disciplina, que se plagó de corrupción”.

“Estaba echada a perder, la Policía Federal”, al grado que en el sexenio pasado, dependía de la SEGOB y la SEGOB contrataba para custodiar sus oficinas, dijo irónicamente.

Advirtió que no quiere que la Guardia Nacional termine como la Policía Federal Preventiva, ya que eso “sería un rotundo fracaso”, por lo que es de suma importancia el fortalecer su labor con el apoyo de las fuerzas armadas.

“Aunque me critiquen, de que quiero militarizar el país, voy a seguir insistiendo en que nos deben ayudar la fuerzas armadas en tareas de seguridad pública”.

Por último, López Obrador reiteró que defenderá esta medida porque es lo que “necesita la nación”. 

De acuerdo al Decreto emitido, la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina, participarán al menos por los próximos cuatro años, en labores de seguridad pública, reforzando las actividades de la Guardia Nacional en todo el país.

Responderán a órganos de control interno aunque trabajarán de manera coordinada con las autoridades civiles de la Guardia Nacional.

Con esta medida, el Ejército continuará inevitablemente, con una guerra que ha dejado más de 250 mil muertos en 14 años, y que no ha demostrado ninguna efectividad en desmantelar a los grupos criminales ni terminar con la violencia, los secuestros, homicidios y feminicidios, cifras que aumentan cada día amparadas en la sombra de la impunidad.