5 agosto, 2020

Polígrafo Mx

Noticias y Análisis Político

CENACE suspende pruebas en 17 plantas de energía renovable

Ciudad de México.- El Decreto emitido por el Gobierno Federal, que le otorga prácticamente el control total del proceso de aprobación de nuevos proyectos de energía renovable, provocó fuertes criticas de la iniciativa privada y una batalla legal por parte de los directamente afectados, como Canadá y la Unión Europea.

Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que en administraciones anteriores “había todo un plan” para llevar a la quiebra a la Comisión Federal de Electricidad, empresa estatal que competía con las compañías de energías renovables, y que hoy, controla las principales fuentes energéticas del país.

Durante su conferencia matutina, López Obrador acusó que “empresas particulares que vendían energía eléctrica a la CFE tenían más privilegios que la propia CFE”.

“Que me digan si con la reforma energética bajaron precio de la luz, al contrario. Entonces, yo hice el compromiso de que no íbamos a modificar las llamadas reformas estructurales, en particular la energética, y lo voy a cumplir”, dijo.

López Obrador descartó que se trate de “nacionalizar o estatizar” a la industria energética, ya que no se le quitan los contratos a las empresas que los adquirieron con anterioridad.

“Lo que estamos haciendo es poniendo orden y acabando con la corrupción que existía en la CFE”, afirmó.

Suspenden pruebas operativas en 17 plantas de energía renovable

Como parte de estas medidas, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) suspendió temporalmente pruebas operativas de 17 plantas eléctricas de energía renovable.

La capacidad instalada de las centrales eléctricas suspendidas suman 2,326 MegaWatts (MW), detalló el director de operación y planeación del operador eléctrico, Gustavo Villa, durante una comparecencia virtual ante la Comisión de Energía del Senado.

El acuerdo publicado el pasado 27 de abril de 2020, justifica estas acciones bajo el pretexto de mitigar la caída de la demanda eléctrica por la pandemia de coronavirus y darle confiabilidad al sistema eléctrico nacional.

“Dadas las características de intermitencia, que no tiene inercia y hay indisponibilidad de centrales eléctricas fotovoltaicas y eólica, y dado que están en pruebas y hay riesgo de perturbaciones al sistema eléctrico, que afectan la confiabilidad, en aras de fortalecerlo, y mantener el suministro con calidad, se suspendió temporalmente las pruebas preoperativas de 17 centrales eléctricas fotovoltaicas y eólicas”, declaró el funcionario.

Del total de centrales suspendidas, 10 son de energía solar (1,572 MW) y las siete restantes utilizan tecnología eólica (754 MW). Nueve de estos proyectos pertenecen a subastas eléctricas de largo plazo donde los privados venden la energía a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El funcionario explicó que, ante la emergencia sanitaria de Covid-19, el Cenace adoptó estas acciones para minimizar riesgos al sistema eléctrico, ante la intermitencia de las centrales fotovoltaicas y eólicas que pueden ser riesgos de perturbación al sistema.

Villa reconoció que las plantas solares y eólicas tienen muchas ventajas, pero impactan la confiabilidad del sistema eléctrico.

“Las desventajas es que afectan la calidad de frecuencia, que requieren fuentes de respaldo para que esa variabilidad sea compensada, es decir, otras fuentes de generación para cubrir cuando no hay sol o viento”, declaró.

Con información de Reuters y Forbes